¿Qué tan mala está su herida?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Qué tan mala está su herida?

Cuando se detecta una herida infectada es porque la piel ha perdido su continuidad y ha estado expuesta a agentes contaminantes. En ocasiones los signos de infección son muy evidentes, ya que se pueden observar cambios en la piel relacionados con la temperatura, el color, el tacto, aparición de secreciones y el aspecto.

Tras una incisión de la piel por una contusión, un corte y/o una herida quirúrgica hay que estar atentos a la evolución de la herida durante el proceso de cicatrización. Es signo de una buena evolución en una herida abierta:

  • color sonrosado
  • temperatura tibia de la piel
  • indolora al tacto
  • sin signos de inflamación.

Pero existen una serie de signos que ayudan a esclarecer el estado de la herida, estos son los que te explicamos a continuación:

  • Cuando vamos a valorar una herida que al tacto está caliente, podemos empezar a detectar que exista una posible infección. La piel siempre tiene que estar a una temperatura entre 35 y 36.9ºC, con las yemas de las manos vas a notar que la herida tiene una temperatura superior.
  • El aumento local de temperatura de la piel suele ir acompañado de una inflamación de los bordes de la herida. Recuerda que la inflamación se manifiesta por la hinchazón y el enrojecimiento de la piel. Debes saber que en las heridas quirúrgicas con puntos o grapas es normal una leve inflamación durante los primeros días en la zona de incisión.
  • Es posible que si la herida está infectada aparezca dolor. Éste puede manifestarse durante las curaciones, con el roce, con la movilización de la zona, etc. El dolor es un síntoma agudo que suele acompañarse de los signos anteriores y que la mayoría de pacientes lo definen como punzante.
  • Para saber que una herida está evolucionando bien siempre hay que observarla y reconocer que tiene un buen aspecto. Eso puede reconocerse mayormente por el color, pero para ser más cautelosos hay que vigilar el crecimiento de los bordes. En las heridas infectadas, es un signo tardío pero se reconocen porque estos son irregulares, es decir que los bordes no crecen con continuidad.
  • El último signo de infección más llamativo y fácil de detectar que podrás reconocer en una herida es la aparición de una secreción purulenta. Cuando una herida exuda secreción, significa que el apósito estará manchado o que cuando se aprieta la herida sale un líquido de color verde amarillento bastante denso.
  • Si te encuentras frente una herida que presenta estos signos es fundamental que consultes con un profesional para que te guíe sobre que hacer.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Dr. Marcos Morales Polanco
Dr. Marcos Morales Polanco

Soy especialista en Cirugía General y Cirugía de Mínima Invasión para el tratamiento quirúrgico por laparoscopía de las enfermedades gastrointestinales y en Cirugía Bariátrica para el tratamiento de la obesidad por la Universidad de Ciencias Médicas de la Habana, Cuba.

Más contenido que puede interesarte:

Deja un comentario

Solicita información

Envíame un correo y trataré de responderte en menos de 24 horas. Si es una urgencia, por favor opta por la llamada o whatsapp.